Seguro que has visto en muchas ofertas de trabajo alguna de estas frases: “requisito indispensable inglés fluido”, “nivel de inglés B1” o “imprescindible inglés bilingüe”. Cada una de estas frases se refiere a un nivel del idioma, pero ya dan a entender la importancia de que lo hables con soltura si quieres ampliar tus aspiraciones laborales.

Hoy en día, el inglés es imprescindible para poder optar a determinados puestos de trabajo. Pero, incluso aunque no lo sea, dominarlo significa conseguir puntos positivos de cara a lograr el empleo, o incluso a ascender en la empresa si ya estás trabajando. A veces, hablar un idioma como el inglés decanta la balanza entre dos candidatos.

Y no solo eso, hay que tener en cuenta otro aspecto muy importante: hoy en día las fronteras son difusas. Las relaciones económicas y empresariales se desarrollan con fluidez a lo largo y ancho de todo el mundo, y el idioma por excelencia de los negocios sigue siendo el inglés. Dominarlo permite abrirse un futuro laboral no solo en España, sino en casi cualquier lugar del planeta.

Más allá del Reino Unido, son muchos los países tienen este idioma como lengua nativa. Algunos son potencias consolidadas como Estados Unidos, Canadá o Australia. Otros son países emergentes, como es el caso de la India. Y cada uno de ellos representa la posibilidad de aspirar a infinidad de ofertas de trabajo, siempre y cuando se domine el inglés.

También en naciones no angloparlantes hablar la lengua de Shakeaspeare aumenta las posibilidades de optar a ofertas de trabajo. En países europeos avanzados el inglés es más que una segunda lengua y buena parte de la población la domina. ¿Qué significa? Que seguramente no hables noruego o danés, pero si dominas el inglés no tendrás mayores problemas para integrarte en estos países ni para encontrar trabajo.

¿Qué nivel de inglés necesito para trabajar?

Aquello de ‘inglés medio’ en el currículo ya no sirve. Hoy es posible que te tengas que enfrentar a una entrevista en este idioma o que las ofertas de trabajo a las que optes consideren imprescindible aportar algún tipo de título oficial. La picaresca, por lo tanto, ya no funciona.

Por ello, lo mínimo a lo que debes aspirar es a un nivel B1, es decir, un nivel en el que podrás comunicarte sin grandes esfuerzos con nativos. Pero en determinadas ofertas de trabajo tal vez te exijan un conocimiento más profundo del inglés, un nivel B2. Este es el nivel que certifica la obtención de títulos como el First Certificate in English (FCE) que otorga la Universidad de Cambridge.

Si de lo que se trata es de aspirar a ofertas de trabajo en puestos de responsabilidad, el dominio del inglés exigido será más elevado. Si te exigen un nivel C1 o C2 debes saber que lo que te piden es la máxima fluidez en el idioma, esa que te permite entablar conversaciones de negocios o participar en negociaciones en las que no puede haber fallos ni malentendidos.

¿Cuánto se tarda en alcanzar estos niveles? Todo depende de la persona, del esfuerzo que realice y de cómo se plantee el aprendizaje. Si lo que quieres es conseguir un buen dominio del inglés, evidentemente, necesitarás meses de estudio. Siempre será más sencillo aprender si buscas un buen centro o, si es posible, te planteas lo que se llama “inmersión lingüística”, es decir, estudiar el idioma en el extranjero.

Aprender inglés cuesta tiempo, esfuerzo y dinero, es innegable. Pero debes verlo como lo que es: una inversión en tu futuro. El dominio del idioma ampliará tus horizontes laborales, podrás optar a mejores ofertas de trabajo en España y en el extranjero y te permitirá ascender profesionalmente. Cualquier esfuerzo en este sentido siempre merecerá la pena.