En unos mercados cada vez más globalizados, la supervivencia de las empresas, incluso de las más pequeñas, pasa por la exportación, por la venta de productos y servicios al exterior. Para alcanzar el éxito, no solo se necesitan buenas dotes de negociación, también dominar el idioma de los negocios. Aprender inglés, por ello, es una auténtica necesidad.

Evidentemente, el primer paso es un buen conocimiento de la lengua. Pero no es suficiente porque el lenguaje coloquial está muy lejos del de los negocios. Cuando se trata de la actividad de empresas, un error en la comunicación, un malentendido, puede tener consecuencias desastrosas. No se trata de aprender inglés, sino de aprender el inglés que se usa en las transacciones internacionales o en la exportación.

Inglés para la exportación: razones para aprenderlo

Evidentemente, no todas las empresas pueden disponer de un departamento que se encargue de traducciones o de un servicio externo para ello. La mejor inversión será siempre aprender inglés. ¿Qué se conseguirá con ello?

– Una mejor posición negociadora para la importación o exportación de productos o servicios: uno de los mayores problemas de no dominar el idioma comercial por excelencia es que la falta de confianza que provoca en la persona crea una situación de desventaja a la hora de negociar. Esa inseguridad crea debilidad y, en ocasiones, una cierta indefensión.

Comunicación fluida: aprender inglés para la exportación, además, significa capacidad para tratar los negocios de las empresas vía telefónica o por correo electrónico con clientes y proveedores sin intermediarios. De esta manera las transacciones comerciales y operaciones logísticas se realizan con mayor agilidad.

Mejora la gestión: quien domina el inglés para la exportación es capaz de encargarse de trámites, de rellenar correctamente la documentación imprescindible para la actividad comercial o de solucionar incidencias de manera inmediata. La capacidad de reacción de las empresas y la agilidad documental son esenciales para ganar en competitividad.

Ampliar mercados: todas aquellas empresas que aún no se han internacionalizado y que pretendan trascender fronteras e iniciar la exportación de sus productos o servicios deben contar, ineludiblemente, con personal que domine el inglés de los negocios.

Un aprendizaje eminentemente práctico

Aprender inglés para la exportación tiene algunas peculiaridades que no se deben pasar por alto. La expresión escrita es muy importante, pero lo es sobre todo la expresión oral. El lenguaje de los negocios es fundamentalmente hablado, por ello, el aprendizaje debe ser eminentemente práctico.

Se trata no solo de aprender la terminología básica que las empresas utilizan habitualmente en sus negociaciones. A la hora de aprender inglés para la exportación es importante adquirir una buena fluidez verbal porque en muchos casos de lo que se trata es de entablar conversaciones con proveedores o clientes, resolver dudas o problemas y también de convencer y ser muy persuasivo.

Por supuesto, además de hablar con soltura y utilizando un vocabulario apropiado, también hay que tener capacidad de comprensión. De nada sirve cualquier esfuerzo si no se es capaz de comprender perfectamente al interlocutor para contestarle de la manera adecuada.

Por tanto, ¿cómo se debe aprender el inglés para la exportación? De una manera práctica y con la guía de profesores especializados en este tipo de enseñanza. Es imprescindible interactuar con clases y actividades participativas con las que el alumno pueda adquirir una adecuada fluidez.

Hay que ser conscientes, sin embargo, de que dominar el idioma de los negocios no se consigue en unos días. Aunque se hable inglés coloquial con cierta corrección, expresarse correctamente en el lenguaje comercial y en el ámbito de la exportación requiere esfuerzo, constancia y recursos económicos.

A pesar de ello, el esfuerzo que realizan las empresas en la formación de sus empleados y el de estos por aprender siempre da sus frutos: más competitividad, mayor volumen de negocio y más posibilidades de desarrollo profesional.

Idiomas Watson pone sus recursos y un profesorado altamente cualificado al servicio de las empresas que quieran facilitar a sus empleados aprender inglés para la exportación. Años de experiencia nos avalan.