Para poder ser más competitivo en el campo laboral es necesario manejar algún idioma alterno a la lengua nativa, es allí donde el inglés se posiciona como el lenguaje universal para diferentes sectores, específicamente con la prueba B1 como principal carta de presentación. Una prueba que puede definir si ser o no una opción para las empresas, con los siguientes consejos podrás destacar y superarla con facilidad.

Poder manejar un idioma como el inglés requiere de cierto tipo de certificaciones que garantizan su domino, entre esas clasificaciones destaca la prueba B1, como una de las más competitivas a la hora de optar por un trabajo. Poseer la certificación B1 es un requisito que las empresas valoran a la hora de considerar a un candidato como futuro miembro que se pueda sumar al equipo de trabajo.

La B1 es una prueba que pertenece al Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas que se divide en seis niveles; A1 denominado Acceso, A2 como Plataforma, B1 como Intermedio, B2 como Intermedio alto, C1 como Dominio operativo eficaz y finalmente C2 que hace referencia a Maestría. De igual forma los niveles hacen referencia a estas clasificaciones: niveles A son usuario básico, B son usuario independiente y C usuario competente.

En otras escalas, es importante conocer la terminología que se aplica en el nivel B1 de inglés que equivale al nivel intermedio de la escuela de idiomas así como al examen PET o Preliminary English Test diseñado por la Universidad de Cambridge. Una vez conocidos todos los niveles se puede proceder a aplicar los siguientes consejos para potenciar un mejor desempeño durante la prueba:

1. Practicar diferentes rangos de temas: Empezar a familiarizarse con temas de todo tipo ya que la prueba está diseñada para abarcar desde términos comunes hasta términos y situaciones de trabajo, estudio y hasta ocio

2. Ejercicios de vivencias: Practicar una y otra vez la manera de describir experiencias, acontecimientos, deseos y aspiraciones, ya que la prueba está diseñada para aprender a justificar brevemente sus opiniones y planes.

3. Escuchar más inglés: La prueba B1 tiene un núcleo dedicado a la comprensión auditiva donde la meta es que el alumno pueda comprender las ideas centrales de discursos que trate asuntos cotidianos.

4. Desarrollar la compresión lectora: Hacer rutinas de lectura donde se hagan pausas para analizar en voz alta lo que se puede apreciar de los textos redactados, con este ejercicio se puede potenciar incluso la interacción oral.

5. Conversar con personas nativas: La mejor manera de desenvolverme en inglés es poder interactuar con personas que tengan este idioma como idioma materno,  empezar con un vocabulario sencillo es el mejor punto de partida.

6. Narrar noticias: Un excelente ejercicio para desarrollar la expresión oral es practicar en voz alta la manera de narrar experiencias, hechos y opiniones, como si se tratara de un noticiero, ayudando al desarrollo de la narrativa.

7. Practicar la escritura en el entorno diario: Empezar a escribir con más frecuencia textos sencillos que pueden empezar a formar parte del día a día.

8. Consumir contenidos en inglés: Ver con más frecuencia series y películas en versión original será el mejor ejercicio auditivo para garantizar mejores resultados a la hora de presentar la prueba B1.

9. Escuchar podcasts en inglés: Aunque las películas o series sean una excelente opción, cuando se trata de podcats el resultado es mucho mejor gracias a que el oído se esfuerza a comprender, cosa que con las películas queda más explícito gracias a las imágenes y gestos.

10. Lectura de artículos de opinión: Cuando se trata de artículos de opinión, la comprensión lectora se desarrolla con mejores resultados cuando se trata de entender ideas y opiniones, ya que el lenguaje está enfocado en diferentes intenciones.