La preparación y capacitación para dominar otra lengua como el inglés, es una tarea que nunca termina, y que por el contrario, se mantiene en constante evolución, sobre todo cuando se trata de un lenguaje técnico y profesional, que así como la tecnología, siempre está en constante crecimiento. Muchos profesionales pueden ver la prueba C1, como la prueba definitiva, pero la preparación siempre continúa.

La prueba C1 es una capacitación del idioma inglés que pertenece a los diferentes formatos internacionales que certifican el dominio de esta lengua. La nomenclatura de estas pruebas se divide en tres tipos de prueba, las pruebas A para usuarios principiantes, las pruebas B para usuarios independientes y las pruebas C para usuarios competentes, ambas pruebas se dividen a su vez en dos fases cada una.

Las primeras pruebas de inglés con certificación internacional son; la A1, diseñada como un primer acceso al idioma, la A2, pensada como una prueba que permita crear una plataforma, la B1, que se proyecta como el umbral a la perfección y la B2, diseñada para los usuarios avanzados. En la categoría C, inicialmente se ubica la prueba C1, que certifica un dominio operativo eficaz, y finalmente la C2, que consiste en una maestría del idioma inglés.

De todas las fases de pruebas que certifiquen el dominio del idioma inglés, es la prueba C1 la orientada a personas y perfiles profesionales que estén capacitados para la realización de tareas complejas, relacionadas a algún campo laboral específico, así como a perfiles de investigación y estudio. Según lo establecido por el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, esta prueba debe contener diferentes niveles de expresión y comprensión oral, así como escrita, por lo que se divide, a su vez, en seis niveles de referencia.

Lo que debes dominar del Nivel C1

Para poder pasar a una siguiente fase, después del Nivel C1, es necesario acumular ciertas habilidades lingüísticas como comprender diferentes tipos de textos extensos que requieran el análisis de sentidos implícitos, así como será necesario poder expresarse de forma fluida y espontánea sin que quede en evidencia ningún tipo de esfuerzo para localizar la expresión adecuada, es decir, este nivel evalúa la asertividad en cada respuesta, así como la sincronía con el contexto de forma inmediata.

Para poder pasar de la prueba C1, a la siguiente metodología, será primordial poder hacer un uso flexible y efectivo de palabras, expresiones y vocablos también con fines sociales, académicos y profesionales, al mismo nivel y con agilidad. Para aprobar se requiere la habilidad de producir textos compresibles, con una estructura acorde y con todos los detalles necesarios para hacer un tema comprensible sin importar su complejidad, donde serán evaluados los mecanismos de cohesión del texto, así como la organización y articulación de los mismos.

El nivel C2, la perfección académica del inglés

Después de superar con éxito el nivel C1, lo ideal será prepararse en el siguiente y máximo nivel del idioma inglés. Se trata de la prueba C2, que se estructura como la máxima oferta académica, diseñada con una metodología especial que garantice la habilidad de comprender con facilidad y fluidez cualquier tipo de expresión que se lea o escuche, además de poder reconstruir la información con argumentos que tenga su origen en fuentes informativas y sean de carácter oficial.

El nivel C2 busca garantizar esa capacidad de construir de forma sintetizada y coherente, cualquier tipo de respuesta. La persona que logre aprobar esta maestría, consigue la habilidad de expresarse espontáneamente, con una fluidez que hace imperceptible que el inglés no sea su lengua de origen. El grado de precisión del inglés en el nivel C2 tiene como característica primordial poder diferenciar esos pequeños matices de significado en situaciones complejas.