fbpx

El First de Cambridge es uno de los certificados más demandados por empresas o centros educativos que quieren confirmar que sus futuros empleados o alumnos tienen un buen dominio del inglés. Aprobar el examen que acredita un nivel B2 es complicado, se necesita una muy buena preparación, sin embargo, está al alcance de tu mano si sigues algunos consejos.

Un esfuerzo antes del examen

Ya lo hemos adelantado, una buena preparación es fundamental. En este caso, presentarse “para probar” suele dar muy malos resultados. Lo ideal es que esa preparación la realices en una academia de inglés, es la mejor forma de interiorizar muy bien cómo será el examen para el First de Cambridge y corregir fallos.

Y cualquier apoyo extra siempre va a venir bien para afrontar con seguridad el First de Cambridge. Lee todo lo que puedas y procura que sean lecturas muy variadas, desde textos periodísticos a clásicos de la literatura. También te va a ayudar escuchar programas de radio o ver películas en versión original de diferentes países angloparlantes, ya que te servirá para identificar acentos en inglés.

La conversación es otro de los pilares del First de Cambridge. Por ello, unirse a algún grupo de tertulias en inglés o incluso chatear es también una buena decisión. Adquirir soltura a la hora de hablar te dará seguridad el día del examen.

Una última cuestión previa muy importante es entrenar. El examen es largo, pero el tiempo pasa volando. Descargar exámenes reales y practicar con ellos te ayudará a organizarte y calcular tiempos. Cuando tengas delante el First de Cambridge esa práctica será de enorme ayuda.

Claves para afrontar con éxito el First de Cambridge

El día del examen, lo más importante es estar tranquilo. Los nervios llevan a cometer fallos a veces absurdos que pueden provocar un suspenso que realmente es inmerecido por el nivel de inglés que ha alcanzado.

Además de esa tranquilidad, es importante que no olvides que en el First de Cambridge los fallos no puntúan en negativo. Por ello, si se te presenta alguna duda entre dos respuestas, lo mejor es no dejar la pregunta en blanco. Si contestas no tienes nada que perder.

Hay otros muchos consejos que pueden ayudar a aprobar el First de Cambridge. Estos son básicos:

– Realizar una primera lectura general de los textos para hacerse una idea del contenido y subrayar las ideas básicas. Después ya se puede leer con más calma para encontrar el sentido del texto y las respuestas adecuadas.

El desarrollo de las respuestas y ejercicios debe ser claro, conciso y coherente. Divagar es un error que puede salir caro. Lo mejor es hacer un pequeño esquema antes de empezar a desarrollar el escrito.

– Otra cuestión fundamental es la corrección. Es importante dejar unos minutos para que al final del examen de inglés se puedan repasar las respuestas para corregir fallos de ortografía o puntuación.

– Es importante utilizar en todas las pruebas que componen el First de Cambridge un vocabulario rico, variado y, por supuesto, adaptado a la temática. El uso de sinónimos, condicionales o phrasal verbs, por ejemplo, siempre es bien valorado

 – En el listening es posible que en la primera reproducción se escapen cosas. No hay que agobiarse ni perder tiempo pensando en ello. Hay otra oportunidad para escuchar el audio.

– Los nervios pueden tener dos efectos contraproducentes en cualquier examen oral: quedarse mudo o hablar sin parar. En el First de Cambridge es importante mantener esos nervios a raya. Hay que hablar lo justo, buscando muy bien las expresiones e interactuando con naturalidad. Es difícil, pero al final es una simple cuestión de práctica del inglés. Practica que ya habrás adquirido en la preparación previa.

En definitiva, aprobar el First de Cambridge es cuestión de conocimiento, pero también de una buena preparación previa, de templanza para no dejarse llevar por los nervios y de una adecuada organización del tiempo para responder a todas las cuestiones que se planteen.

× ¡Déjanos un mensaje!