Es indudable que, de cara a estar preparados para el mercado laboral, es fundamental aprender inglés lo antes posible y particularmente si lo hacemos en compañía de un profesor nativo de inglés que hará que evitemos repetir errores de dicción y aprender incorrectamente las cosas, limándonos el acento desde el primer momento.

Pero es que las ventajas de aprender inglés desde los tres años son muy numerosas por gran cantidad de motivos que explicaremos en este artículo: En primer lugar, diversos estudios lingüísticos apuntan al hecho de que todos los idiomas que aprendemos de mayores los hablaremos siempre con acento por un fenómeno llamado “sordera lingüística”. La “sordera lingüística” hace que no seamos capaces de reproducir los sonidos de un idioma que no tenemos como lengua materna o al que no hemos estado expuestos desde la más tierna infancia.

Por eso, aprender inglés con un profesor nativo desde los tres años es una manera excelente de que ya desde que somos pequeños dominemos el conjunto de fonemas que integran la lengua inglesa y así podamos hablar este idioma sin ningún tipo de acento y sin ningún tipo de dificultad. Además, otra de las ventajas de aprender inglés con 3 años reside en el hecho de que haremos que esta lengua sea una lengua materna para nosotros y no simplemente una lengua que sabemos hablar a la perfección.

Aprender inglés con profesores nativos es clave para el desarrollo futuro

Y es que hay varios estudios que apuntan al hecho de que cuando uno tiene que usar para leer o para estudiar un idioma que no es el materno, hay una cierta fatiga mental que hace que sea más difícil expresarse y leer en él; por eso muchas personas que saben inglés prefieren leer, por ejemplo, el artículo de la wikipedia en castellano, por esta dificultad de pensar y utilizar una lengua extranjera frente a una que es nativa.

Además, al aprender inglés con profesores nativos ya desde la más tierna infancia, no sólo tenemos mejores herramientas en el plano laboral para el futuro sino que además podemos acceder a toda una cultura de forma directa y sin necesidad ni de traducciones ni de subtítulos o de doblajes. Y es que la inmensa mayoría de películas, series y videojuegos así como una gran parte de los libros que consumimos están originariamente escritos en inglés, por lo que dominar este idioma resulta fundamental para acceder no sólo a un mejor futuro profesional sino a un ocio más rico y variado.

Además, al haber aprendido inglés con profesores nativos, los niños podrán en un futuro no sólo ir a estudiar con normalidad en un país anglófono sino, además, poder estudiar en casi cualquier otro país del mundo, pues el inglés es, de facto, la lingua franca en estos momentos por lo que no son pocos los países non anglófonos en los que el inglés es lengua vehicular de la enseñanza superior y saberlo y conocerlo a la perfección resulta crucial de cara a obtener plaza en alguna de esas universidades o centros educativos.