Con la introducción del Cambridge English Scale, ¿es más difícil aprobar los exámenes? ¿Hay que sacar más nota que antes?

Con la introducción del Cambridge English Scale no se ha producido ninguna modificación en el proceso de puntuación de los exámenes y la dificultad (o facilidad) para aprobar los exámenes de First Certificate, Advanced y Proficiency es exactamente la misma.

Al igual que antes, para conseguir la nota C (y superior) en Cambridge English: First (for Schools), Cambridge English: Advanced y Cambridge English: Proficiency, se debe obtener un porcentaje ponderado de aciertos de alrededor del 60%. Si esta nota se introduce en el convertidor que se encuentra en la parte inferior de la esta página, una puntuación de 60 en Cambridge English: First mostrará, por ejemplo, una equivalencia en el Cambridge English Scale de 160, que corresponde con la nota de aprobado de B2.

Es importante comprender que el Cambridge English Scale no representa un número de puntos exacto para cada test. Cada parte del examen, independientemente del número neto de puntos (respuestas acertadas) que figuran en cada una, tiene un peso equivalente a la hora de calcular la nota final, así que cada parte del examen representa 20% de la nota final. Aunque “Reading y Use of English” ahora han sido combinados en un único test, continúan siendo evaluados de manera separada y con un peso igual en la nota final.

Se utiliza, por lo tanto, un algoritmo complejo para transformar la nota de cada parte del examen a su equivalente en el Cambridge English Scale, y la media de esas cinco notas da la nota final del examen, tal y como aparece en el “Statement of Results” y en el Certificado que recibe cada alumno. Para aprobar, por ejemplo, el Cambridge English: Advanced, esta nota final deberá estar entre 180 y 210 puntos pero si se obtienen entre 200 – 210, que corresponde a la nota final A, se considerará que el candidato ha demostrado un nivel C2 del Marco Común Europeo de Referencia (CEFR).

Finalmente, es importante recordar que una nota estandarizada de 60 no equivale necesariamente al 60% de respuestas acertadas, ya que la nota estandarizada se ajusta levemente, al igual que su equivalente en el Cambridge English Scale, dependiendo del grado de dificultad de cada versión individual del examen.

Los estudiantes necesitan por lo tanto recordar que una nota en el Cambridge English Scale calculada de esta manera para un exam de prácticas no tiene por qué ser equivalente de manera exacta a la nota final que recibirían los estudiantes en un examen real ya que cada examen es diferente.

La forma de puntuar las diferentes partes del examen para conseguir un aprobado por tanto no ha cambiado realmente. El Cambridge English Scale simplemente ofrece una representación más clara de los resultados por test y permite una más fácil comparación entre los diferentes niveles y tipos de exámenes.