Poder manejar otro idioma es sin duda una herramienta invaluable que les permite a los profesionales poder abrirse camino en las diferentes áreas de su campo laboral, incluso en la expansión del mismo en otros mercados, un factor sumamente importante en la era de la globalización. Una formación en inglés es la mejor decisión que un profesional puede tomar para desarrollar mejor su perfil.

La competitividad en los diferentes sectores laborales no solo apunta a desarrollar bien una tarea y destacar por ello, también se trata de ofrecer un valor extra que convierta a las personas en piezas fundamentales del equipo de trabajo. Para lograr ese valor extra, la opción de una formación en inglés siempre será una excelente carta de presentación, ya que es una habilidad que puede ser apreciada por cualquier sector.

La importancia de contar con una formación en inglés, previa a optar a un puesto de trabajo, puede significar que el perfil de la persona con esta habilidad resalte. Las empresas y organizaciones buscan formar un equipo que no tenga como limitante el idioma, no solo para tratar con personas que solo hablen en inglés, sino también para poder manipular diferentes plataformas y novedades tecnológicas que originalmente manejan códigos en inglés.

La competitividad en una empresa parte de las habilidades que faciliten las tareas del día a día, por lo que una formación en inglés podría perfeccionar la manera de abordar diferentes herramientas como software, aplicaciones, códigos digitales, plataformas e interfaces online que específicamente deben ser manipuladas en este idioma. Poder tener una formación básica podría garantizar que manejar los tecnicismos sea mucho más rápido para el equipo.

Beneficios de una formación en inglés antes de entrar a las empresas

Cuando empieza el proceso de selección de los nuevos integrantes de un equipo de trabajo, las empresas evalúan muchos aspectos que parten de las habilidades de cada persona, en ese sentido su experiencia también es un factor determinante. Pero en el apartado de habilidades técnicas, cuando el perfil cuenta con una formación en inglés, que, además, esté validada por un centro educativo como Idiomas Watson, de forma automática el perfil resaltará.

Hoy en día la competitividad por un puesto de trabajo debe abordar la expansión de las empresas, incluso desde el proceso de selección, es allí cuando las organizaciones aplican su visión a corto, mediano o largo plazo y deciden si el perfil seleccionado podría ayudarlos a expandirse en mercados que hablen otro idioma. En esta etapa es donde la formación en inglés influye directamente en el interés de una empresa por ese perfil.

De igual forma, una formación en inglés garantiza potenciar al resto del equipo que también domine el idioma, ya que se podría consolidar un ambiente comunicacional más fluido donde varios miembros del equipo tengan esta habilidad, y, por ende, los procesos sean mucho más rápidos, efectivos y atractivos para los potenciales clientes que tienen como lengua materna el inglés. Este es un factor determinante para que empresas de otros mercados se sientan en confianza.

Aspectos fundamentales para una formación en ingles

A la hora de seleccionar una formación en inglés para potenciar la competitividad para las empresas, es sumamente importante evaluar las diferentes modalidades disponibles. En el caso de Idiomas Watson los programas de estudio se pueden ajustar a las diferentes realidades, desde  una formación bonificada o programada, hasta las opciones de formación presencial y la novedosa formación por teléfono o Skype.

Idiomas Watson busca que sus formaciones en inglés sean realmente dinámicas, por lo que ofrece alternativas como la formación online, los seminarios y la formación intensiva para quienes buscan acortar los periodos de tiempos. Otra opción novedosa y muy útil son los programas de inmersión en España y en el extranjero, así como el coaching individualizado, ambas modalidades diseñadas para brindar una formación mucho más personalizada.