Aprender un segundo idioma no tiene edad. Sin embargo, mientras más joven se asuma el reto de aprenderlo, más fácil será el asimilarlo, como si se tratase de una lengua materna. Estudios aseguran que lo más recomendable sería que el aprendizaje comience a temprana edad, incluso desde el nacimiento, esto hará que se fije en el subconsciente de manera automática y les será más fácil al infante hablarla. Es por ello que en el caso de las series de dibujos animados en inglés resulte un excelente método para su aprendizaje.

Ver series de dibujos animados en inglés se perfila como uno de los principales consejos para aprender este idioma, además de la lectura diaria, cantar canciones en inglés, ver películas con subtítulos en el mismo idioma o mantener conversaciones con grupos de amigos en los institutos, fuera de las horas de estudio, o a través de chats en internet. En el caso de los dibujos animados representa una inmejorable herramienta, pues los niños siempre fijaran mejor en su etapa de aprendizaje, estimulando la creatividad y sientan que no tienen un deber escolar que cumplir.

A través de las series de dibujos animados en inglés los niños se pueden familiarizar con el idioma y la jerga de la misma, además de que en su mayorías incluyen cancioneros que resultan muy fáciles de aprender y nutren el vocabulario. Esto se logra ya que estas series utilizan el recurso de la repetición a través de imágenes que cuentan una historia y esto ayuda a hilarlas y a tener un nivel de comprensión más amplio y eficaz, memorizan frases enteras en un sentido que en muchos casos llega a ser de una madurez superior.

¿Qué características debe tener una serie de dibujos animados para aprender inglés?

Saber escoger las series de dibujos animados es de suma importancia para que el objetivo de aprender esta lengua sea más enriquecedora. Entre las características que deben cumplir estas series es contar historias muy sencillas y cortas; los dibujos animados con largas anécdotas llegan a ser aburridas para los niños y pueden perder el interés. La frecuencia debe ser constante y de ser posible, realizarlo a una hora fija todos los días, sin entender que no es un momento de estudio sino de ocio, aprendiendo.

Entre las series de dibujos animados ideales para aprender inglés, se encuentra Dora la exploradora, la intrépida niña que va en busca de objetos perdidos y cumpliendo misiones, de esta forma enseña a los niños a hablar inglés incluso en su versión en español. Lo mismo sucede con series como Peppa Pig y Pocoyó, aunque con menos contenido narrativo, para una edad preescolar resulta perfecto las dinámicas planteadas en cada capítulo, así como la enseñanza de valores como la amistad y la generosidad.