fbpx

Trabajar es difícil y conseguir un trabajo o una beca para poder trabajar de forma remunerada es muy difícil en España. Pero en el extranjero no es tan difícil porque otros países cuentan con una mejor situación económica que la del nuestro y, por lo tanto, ir a trabajar al extranjero puede ser una alternativa muy interesante.

Muchas personas tienen miedo de irse a trabajar al extranjero, por alejarse de la familia y por miedo a una nueva experiencia que no saben cómo va a acabar. Pero las ventajas de participar en un programa de trabajo remunerado en el extranjero son muchas y muy variadas y pueden ser decisivas para encontrar, en un futuro, un trabajo de mejor calidad en el país de orígen del que venimos dado que muchos son los empleadores que valoran las experiencias laborales adquiridas en otra cultura y en otro marco legal.

Así, una de las ventajas más destacadas de participar en un programa de trabajo remunerado en el extranjero es, claramente, la de conseguir un mejor dominio del idioma o de los idiomas. Y es que, en ocasiones, podemos aprender a usar o mejorar el uso de más de una lengua, dado que no son pocas las personas que van a vivir a lugares como Dinamarca o Suecia y han de trabajar en inglés, por lo que su dominio del inglés mejora al tiempo que aprenden nuevas palabras y vocabulario en la lengua local.

Además, aprender una lengua en otro país, es también un sinónimo de aprender los usos y costumbres locales y esto podría darnos una gran ventaja en un futuro de cara a comprender mejor las reacciones y maneras de comportarse de clientes extranjeros y poder negociar mejor con ellos convirtiéndonos así, por el conocimiento que hemos adquirido durante el programa de trabajo remunerado en el extranjero, en unos verdaderos expertos en la cultura empresarial, laboral y económica del país en cuestión.

Un programa de trabajo remunerado en el extranjero es una oportunidad de oro

Otra ventaja más de poder participar en un programa de trabajo remunerado en el extranjero es no ya de índole cultural sino psicológica. Afrontar una situación desconocida, nos hará dar lo mejor de nosotros mismos y poder conseguir desarrollar las herramientas para hacer frente a la adversidad y para salir de nuestra zona de confort, ya que sólo al salir de esa zona podemos conseguir crecer no ya sólo en términos profesionales sino también en términos personales. La madurez, el desarrollo y el dominio de las situaciones que conseguimos tras una estancia laboral en el extranjero es muy grande.

Por último, otra de las grandes ventajas que nos da el poder participar en un programa de trabajo remunerado en el extranjero es la de siempre contar con un “Plan B” profesional en nuestra vida. Así, si hemos podido trabajar en un país durante una temporada y luego, a la vuelta, descubrimos que la situación profesional y laboral en nuestro país no es lo que queremos, siempre tendremos, gracias a esa primera experiencia, abierta la posibilidad de volver allí y de seguir desarrollando nuestra carrera profesional en un país en el que las condiciones laborales son mucho mejores.

 

error: COPYING DISABLED!