fbpx

El verano es una época estupenda para sumergirse en un aprendizaje tan necesario como es el de un segundo idioma. Además, en el caso de inglés para niños, las posibilidades se multiplican y hay opciones en Valladolid para todas las edades y todos los niveles.

Cuando llegan las vacaciones escolares, realmente no hay excusas. Apuntar a nuestros hijos a clases de inglés para niños o a actividades en las que puedan practicar el idioma es pensar en su futuro, porque es de pequeños cuando mejor asimilan una lengua extranjera. Ganar tiempo en ese sentido es darles la oportunidad de mejorar una formación que les será necesaria en su futuro académico y laboral.

Inglés para niños en verano: todo ventajas

Son muchos los beneficios de las actividades y enseñanza del inglés para niños durante los meses estivales. En primer lugar, porque tienen mucho más tiempo libre. Son semanas en las que hay tiempo para todo e incluso tan solo una hora al día dedicada al aprendizaje del idioma les hará avanzar mucho.

Por otra parte, el inglés para niños si hablamos de vacaciones escolares, se imparte siempre de una manera más lúdica. Esto significa no solo que van a afianzar los conocimientos ya adquiridos sin casi darse cuenta, sino que aprenderán otros nuevos de una forma más rápida.

Esa enseñanza mucho más divertid del inglés para niños tiene una ventaja añadida: con el juego como protagonista, no percibirán las clases o las actividades como una obligación. De esta forma, no solo tienen una mayor predisposición a aprender, sino que además querrán repetir al año siguiente.

No hay que olvidar tampoco que en un entorno más divertido y desenfadado como es el inglés para niños en verano, los pequeños van a tener mucha más facilidad para comunicarse en el idioma y romper esas barreras que a veces impiden hablar. Este es un aspecto básico, si tenemos en cuenta que la expresión oral es esencial en cualquier idioma.  

Y aún hay otra razón a favor del inglés para niños en verano. Esa razón no es otra que, de algún modo, no perderán el ritmo que siguen en periodo escolar. Al tener que seguir un horario para esas clases o actividades, volver a la rutina cuando comience el colegio les resultará mucho más llevadero.

Aspectos que se deben valorar

Las opciones de inglés para niños en Valladolid son amplias, pero en la elección siempre se deben tener en cuenta algunos aspectos esenciales, sobre todo en el periodo estival. El primero de ellos es que es importante tener en cuenta el nivel de conocimiento del idioma para que el niño no se aburra o se sienta abrumado.

En segundo lugar, hay que valorar con calma los horarios. Es verano y ellos solo piensan en divertirse y jugar. Por eso, el inglés para niños se debe elegir en un momento en el que no se interfiera en sus ratos de ocio con los amigos (parque, piscina, etc), pero también hay que evitar momentos en los que puedan estar demasiado cansados.

Y, además de ello, conviene escoger con calma el tipo de actividades o clases de inglés para niños en Valladolid. Asegurarse de que el método de enseñanza es eminentemente lúdico es un aspecto fundamental, como lo es que profesores o monitores sean nativos o, al menos, bilingües.

El verano es un buen momento para que los más pequeños den un empujón definitivo a su nivel de conocimiento de una segunda lengua o la perfeccionen, si son algo mayores y ya tienen cierta soltura. Por ello, inglés para niños y vacaciones no son incompatibles, casi se podría afirmar lo contrario.

× ¡Déjanos un mensaje!