Las escuelas de idiomas comienzan a incorporar profesores nativos a sus centros de educación.  A la hora de aprender idiomas uno de los puntos en los que más se valora es que por lo menos haya un profesor nativo en la academia que escojamos. Ya que ese profesor se ha criado hablando la lengua, con las costumbres del país y conociendo la realidad del lenguaje.

También se debe considerar como un aspecto importante, la pronunciación. Cuando de pequeños aprendemos a hablar, también estamos aprendendiendo a emitir fonemas y por lo tanto acentos que varían dependiendo del idioma. Por eso valoraremos si realmente influye la procedencia de un profesor nativo a la hora de aprender inglés.

Igual que en otros idiomas, en inglés también existen diferentes acentos dependiendo del lugar de procedencia. Y es que el acento inglés varía en ciertas regiones de los países angloparlantes. Por eso, a la hora de aprender inglés, una de las mayores preocupaciones es el tipo de acento con el que hablaremos.

Nuestro profesor puede proceder de diferentes países en los que el inglés es la lengua oficial

Hay que tener en cuenta a la hora de aprender inglés que nuestro profesor puede venir de diferentes países en los que este idioma es primera lengua. Nuestro profesor puede proceder de Inglaterra, de Escocia, de Gales, de Irlanda, de América,  o de Australia. En cada país, igual que ocurre con el español, los acentos y las costumbres son diferentes aunque el idioma sea el mismo.

En el caso del inglés de Inglaterra, podemos aprender el acento de las clases populares llamado Cockney, para ello, nuestro profesor nativo debe haber vivido en el sur del país o al este de Londres ya que es muy característico de esas zonas. Otro acento bastante informal es el que se habla entre los jóvenes y entre los habitantes del sur de Inglaterra y Londres, llamado Chav.

Si nuestro profesor nativo es de Manchester o de Liverpool puede que el acento sea un poco más difícil de entender debido a que suelen ser acentos rápidos y con acentuaciones complicadas. El acento de Liverpool concretamente está bastante influenciado por Irlanda, cuyo inglés es bastante coloquial y poco formal cogiendo a su vez matices del inglés americano.

A la hora de aprender inglés si escogemos un profesor de Escocia debemos saber que existen diferentes acentos dependiendo del lugar del que provenga, por ejemplo una persona de Edimburgo y una de Glasgow hablan diferente, aunque si debemos sacar un rasgo en común es la nasalidad de su pronunciación.

Con en inglés americano pasa muy parecido. Podemos encontrar el americano general (típico de las series de televisión) que es muy fácil de entender, o el americano sureño, propio de Texas y alrededores que es bastante más coloquial. En cambio, si nuestro profesor de inglés proviene de Gales tendrá una pronunciación lenta y correcta facilitándonos mucho el entendimiento.

Por último también podemos aprender inglés con un profesor nativo que provenga de Australia. El acento que seguramente escucharemos de este profesor será parecido al del inglés británico estándar ya que conservan muchas características en común.

Como se puede observar, la procedencia de nuestro profesor puede influir en nuestros acentos y expresiones a la hora de aprender inglés. Eso sí, igual que pasa con el español, venga de donde venga tu profesor con ganas de aprender se te entenderá en cualquier lugar.