Retomar las rutinas del día a día después del confinamiento será la mejor manera de garantizar una buena salud mental para todos, desde regresar al trabajo hasta seguir con las clases de inglés. Todo será parte de un proceso donde las personas podrán sentir que toman el control de sus proyectos, entre ellos, seguir creciendo en cuanto a las habilidades para dominar un idioma como el inglés.

Con la implementación del confinamiento todas las actividades sociales se tuvieron que suspender, desde el trabajo presencial, hasta las actividades educativas y de formación como en el caso de quienes se preparaban para aprender inglés. Cuando esto sucede, resulta inevitable experimentar una serie de emociones y sensaciones propias de un proceso de adaptación drástico que podría incluso comprometer la salud mental.

Es sumamente importante aclarar que la salud mental no solo se trata de las condiciones mentales de una persona, sino de su capacidad de afrontar situaciones inéditas como ha sido el confinamiento impuesto a causa de la emergencia mundial, provocada por la propagación del COVID-19. Cuando las personas entendieron que su integridad física estaba en riesgo, actividades como aprender inglés quedaron en segundo plano.

Sin embargo, poco a poco, al ir superando las etapas del confinamiento, las personas empezaron a extrañar todas las actividades que los nutrieran e hicieran crecer como individuos, es allí donde la capacitación para dominar un idioma como el inglés se convierte en un puente para ejercitar la agilidad mental y la capacidad de retención, ambos factores determinantes para garantizar una buena salud mental en los individuos.

En el caso de los niños, poder retomar las clases de inglés les sirve para recuperar la confianza en su capacidad de aprender. Tanto la rutina de asistir a las clases, como rodearse de compañeros que están en las mismas condiciones hace que los más pequeños se sientan más seguros, generando un impacto mucho más positivo en su salud mental al entrar de nuevo en un ejercicio de aprendizaje sin interrupciones.

El inglés y los ejercicios mentales para regresar a la normalidad

La denominada nueva normalidad, tras superar las etapas del confinamiento, pondrá a prueba ciertos factores en aquellas personas que interrumpieron su preparación académica, pero que no se tuvieron que alejar del todo de aprender inglés. La ventaja de este idioma universal, es que se puede encontrar con frecuencia en series de televisión, películas, canciones, video juegos o software de todo tipo, garantizando que la desconexión no sea absoluta.

La capacidad de retención de cada persona seguramente se puso a prueba durante el confinamiento, gracias a la necesidad de recordar y entender inglés en cualquier formato, por lo que una vez se retomen las clases, serán mayores los ejercicios mentales en los que se busque poder reforzar todos los conocimientos previamente aprendidos. Poner fecha al regreso a clases será la mejor medida para no perder la vigencia de lo aprendido.

Como todo idioma, se podrá reforzar con la práctica, por lo que la reinserción a un horario de clases y a un programa de estudios no solo reforzará la memoria, sino también, la seguridad de poder manejar con fluidez tanto la pronunciación como la escritura, así como la capacidad de identificar oraciones, sintetizarlas y traducirlas a la par de escucharlas. Sin duda, volver a estudiar este idioma ayudará mucho a cada estudiante.

Nuevas pautas para seguir aprendiendo inglés

Debido a que el confinamiento desajustó los tiempos y estructuras de diferentes programas de aprendizaje, será vital la implementación de nuevas pautas para seguir adquiriendo los conocimientos necesarios para dominar en su totalidad el inglés, por lo que será necesario implementar nuevas dinámicas, la reestructuración de los diferentes niveles y la necesidad de evolucionar para brindar una educación de calidad que sea verdaderamente efectiva.

También serán necesarias las diferentes pautas sanitarias que garanticen poder resguardar la integridad física de todos los participantes que buscan aprender inglés de forma efectiva y presencial desde las aulas. El COVID-19 es un episodio histórico que modificará la forma de desarrollar diferentes actividades, afrontar la cotidianidad, entre ellas la educación.