La edad perfecta para el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés.

La primera infancia es la etapa en la que más nociones y conceptos se interiorizan. Con tres años, el niño tiene una gran facilidad para incorporar nuevos vocablos a su estructura cognitiva y es por ello, que es el momento ideal para enseñar inglés u otros idiomas.

Como dijo Ludwig Wittgenstein “Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo.” En un mundo globalizado en el que el inglés aparece como herramienta de comunicación principal en diversos países, aprender este idioma adquiere una enorme importancia para el desarrollo global del individuo.

Enseñar inglés a niños de 3 años

Para enseñar inglés a niños de estas edades no sólo hace falta tener los conocimientos necesarios para transmitirles un bien conocimiento del idioma desde el primer momento en aspectos tan relevantes como la pronunciación, sino que, el profesional que se dispone a enseñar inglés, debe estar dotado de una gran vocación por la enseñanza en estas edades y de unos conocimientos pedagógicos imprescindibles que hagan del aprendizaje de la lengua inglesa un momento lúdico, ameno y significativo para los alumnos.

Música para enseñar inglés

Las canciones son una adecuada herramienta didáctica para que los niños pequeños se inicien en el aprendizaje del inglés. A estas edades, el cerebro está en pleno desarrollo y por ello capta multitud de estímulos. Está comprobado que la música ayuda en el proceso de memorización, de tal modo que, al cantar, los alumnos no sólo se divierten, también integran nuevo vocabulario y afianzan el ya conocido con respecto a la lengua inglesa. Escuchar canciones en inglés y/o cantarlas propicia la correcta adquisición de la pronunciación y la ampliación del vocabulario en la enseñanza del inglés.

Cuentos para enseñar inglés

Los cuentos en inglés son una extraordinaria manera de motivar a los niños a la hora de enseñar inglés. Existen un sinfín de títulos adecuados para los niños de tres años o incluso, el profesional de la enseñanza o las familias pueden crear su propio material didáctico para ayudar al niño en su proceso de enseñanza-aprendizaje de este idioma. Sin apenas percatarse, los niños irán comprendiendo de modo paulatino las estructuras en inglés, el significado de las palabras sin necesidad de traducirlas e integrarán el sentido global del cuento en lengua inglesa. Aprender inglés puede ser muy divertido si nos adaptamos a las necesidades e intereses de los niños en estas edades.

Flash Cards

Las Flash Cards son un elemento muy utilizado para enseñar inglés, y es que, ayudan al alumno a relacionar una palabra con una imagen, de este modo se crea una conexión que facilita su comprensión y memorización. Las Flash Cards son una herramienta pedagógica de primera para emplear con niños de tres años. Podemos incluir distintas escenas, artículos, animales, situaciones y todo lo que se nos ocurra para que el niño vaya adquiriendo cada vez más vocabulario en inglés, cosa que le resultará muy útil en su vida diaria para comunicarse y comprender este idioma.

Movimiento y manualidades

Con tres años, la capacidad de concentración de los niños es muy limitada y las actividades que propongamos para enseñar inglés, deben tener muy en cuenta el nivel de desarrollo evolutivo en estas edades y sus características, por esta razón, se debe recurrir a actividades que impliquen movimiento para que los niños no se aburran y también podemos optar por llevar a cabo manualidades mientras conversamos con ellos en inglés haciendo que ellos sean protagonistas activos de su propio aprendizaje.

Aprender idiomas es sencillo para los niños de tres años, sólo necesitan un profesor que sienta pasión por enseñar inglés y que aplique los mejores métodos para favorecer el aprendizaje de modo lúdico y significativo.