Aprender inglés rápido y de manera eficiente puede ser muy complicado, por no decir imposible, ya que el aprendizaje de una nueva lengua implica esfuerzo, tiempo, paciencia y tiene ciertos procesos que no se pueden saltar. Pese a ello, la ciencia asegura que existen ciertos trucos para adentrarse en el idioma de una forma más efectiva, ¿quieres saber cómo hacerlo?

Escuchar inglés habitualmente

La ciencia considera que existe una forma de aprender inglés común a todas las personas basada en lo que denominan el aprendizaje inconsciente o implícito. Este tipo de aprendizaje surge sin que el estudiante se siente a repasar los libros de gramática y funciona de una manera mucho más sutil.

Al tener el sonido del inglés de fondo, el cerebro absorbe de manera automática ciertas palabras, sonidos, acentos e incluso la gramática del idioma. Esto sucede aunque la persona no esté prestando atención o manteniendo una escucha activa en ese momento mientras toma apuntes o se esfuerza: es algo mucho más natural.

Esto sucede porque las personas estamos aprendiendo los patrones del idioma de una forma completamente inconsciente. Es el mismo método que usamos desde muy pequeños para aprender a hablar nuestro propio idioma, ya que vivimos mucho tiempo escuchando hasta que acabamos comprendiendo el funcionamiento de este y el significado de las palabras.

Usar las similitudes con la lengua natal

En este sentido tenemos muy buenas noticias para los hispanoparlantes, ya que el inglés y el español tienen ciertos sonidos y raíces de palabras muy similares o idénticos, incluso encontramos la facilidad de tener el mismo alfabeto. Esto es algo que tener en cuenta en el aprendizaje ya que otras lenguas como el ruso o el chino tienen caracteres diferentes que dificultan la comprensión.

Pese a que existen algunas combinaciones de letras, patrones o sonidos propios del inglés que no existen en nuestro idioma lo cierto es que la ciencia determina que todas las personas tenemos la capacidad de distinguir los sonidos que tienen sentido, es decir, que cuando algo no tiene lógica sabremos que es imposible o que es una palabra incorrecta.

Aprender los sonidos por separado

Por lo visto, el cerebro funciona y reacciona de una forma diferente a cada nuevo sonido que integramos. Esto es parte del proceso en el que, cuando se aprende una lengua nueva, nuestro cerebro cambia su configuración y se expande. Cada vez que un idioma desconocido entra en nuestra cabeza la química cambia.

Esto determina que cada sonido que no se conoce o se escucha por primera vez como parte del aprendizaje del inglés repercutirá en una parte concreta del cerebro o activará cierta zona. Una buena forma de utilizar este efecto es escuchando los sonidos del inglés por separado antes de lanzarse a hablarlo.

Las asociaciones de palabras

Como nuestro cerebro vive del uso de la lógica es razonable pensar que las asociaciones pueden ayudar en el aprendizaje del inglés. Las palabras siempre tienen ciertos nexos comunes entre sí, por sus sonidos, sus significados, su apariencia o utilidad. Usar estas relaciones ayudará a aprender más rápido el idioma.