Decidirse por aprender un nuevo idioma es una de las mejores elecciones que podemos hacer de cara a nuestro crecimiento, tanto personal como profesional. Y hoy en día, hablar inglés resulta fundamental para crecer dentro de nuestro entorno laboral, y será la llave para que se nos puedan abrir nuevas puertas.

Pero, si te has decantado por aprender inglés, puede que dudes sobre cuál es el que más te conviene, si el británico o el de Estado Unidos, o si hay hay una marcada diferencia entre ambos. En las siguientes líneas trataremos de ayudarte a disipar esas dudas.

¿Qué inglés conviene aprender, el de UK o el de USA?

Salvo que vayas a vivir en algún lugar concreto, creemos que la diferencia no es significativa. Un americano y un británico se pueden entender a la perfección. Hay diferencias, sí, pero las mismas que podamos ver entre el castellano de España o el de los diferentes países de Latinoamérica. Al final vas a poder comunicarte con cualquier persona que hable el idioma.

Cabe recordar que incluso en el mismo territorio español hay diferencias entre unas regiones y otras, por lo que la importancia no reside en qué tipo de inglés hables, sino más bien cómo de correcto lo hagas. Aún así vamos a mostrar algunas de las diferencias que hay entre ambos para recalcar nuestro argumento.

1. Acentos

Podemos decir que, como en cualquier idioma, hay casi tantos acentos como personas. Resulta casi absurdo hablar de las diferencias entre acentos de UK y USA, cuando en el propio Reino Unido el acento de un inglés de Londres, es diferente al de un inglés de Newcastle, cuyo acento a su vez está más cerca que el de un escocés. Y en USA pasa exactamente lo mismo. En un país con un territorio tan grande, alguien de New York tendrá un acento tan parecido al de alguien de Arkansas como el de un andaluz y un gallego en el castellano. Así que no te preocupes por el acento, tómalo como algo propio y distintivo que enriquece la comunicación a la vez que le da personalidad propia.

Igualmente, hay algunas distinciones generales entre ambos acentos. Se percibe que los americanos suelen pronunciar todas las erres, mientras que los británicos solo la pronuncian cuando es la primera letra de la palabra

2. Ortografía

La ortografía inglesa es un tema complicado, ya que en sus raíces hay influencia de muchas lenguas, como las germanas, las nórdicas o el latín y el griego. Algunos ejemplos los podemos ver en palabras como “color”, que se escribe igual en USA, pero en el inglés de UK sería “colour”. Así como organizar en USA es “organize”, mientras que en UK es “organise”. Como ves son diferencias mínimas y que no dificultará que te hagas entender en uno u otro lugar.

3. Vocabulario

En un idioma rico siempre hay diferentes palabras que definen lo mismo. En UK se utiliza “flat” para un apartamento, mientras en USA dirán “apartment”. Exactamente lo mismo que aquí podríamos haber dicho piso y no apartamento. O el famoso “chips vs fries” para las patatas fritas. No te preocupes, en el 99% de los casos te entenderán sea cual sea el tipo de inglés que hables.

4. La gramática inglesa

Aquí puede que sea donde más diferencias hay a priori, pero  está pasando una cosa curiosa. Por influencia de la cultura pop entre USA y UK, ambos ingleses se están fusionando de forma que podemos ver el mismo uso en ambos lugares. Así por ejemplo,  mientras un americano para decir que va a ir a una fiesta este fin de semana diría “I’m going to a party on the weekend”, un britanico sería más de usar el “party at”.

5. Los verbos regulares e irregulares en inglés

Hay muchos verbos que son irregulares en el pretérito del inglés de UK como leapt, dreamt, burnt, learnt; sin embargo en USA se utilizan como si fueran regulares, es decir, leaped, dreamed, burned, learned.
Todo lo anterior demuestra que el inglés es un idioma flexible y rico que merece la pena el esfuerzo por dominar.