fbpx

Aprender inglés es el sueño de muchos, pero pocos realmente lo logran. Las personas más autodidactas inician el proceso muy temprano en su infancia; en estos casos, los recursos suelen ser canciones, videojuegos, series, películas e incluso libros. Sin embargo, muchos otros necesitan de cursos especializados que suelen proporcionar muchas academias certificadas.

Pero resulta que estas instituciones no están diseñadas únicamente para quienes quieran empezar desde cero. Aquellos que tienen ya ciertas bases y quieren perfeccionar su inglés o hablar con mayor fluidez también pueden inscribirse en ellas. Sin embargo, estas mismas se encargarán de evaluar tu nivel para saber en qué grado de estudio ubicarte. Te explicamos todo al respecto.

Una prueba para evaluar el nivel de inglés

Cuando una persona acude a una academia de inglés, por lo general pasa por una entrevista o test, en la que los profesores evalúan su dominio del idioma. De este modo, pueden orientar al o la candidata respecto al nivel en que debería iniciar sus estudios. Esto es particularmente útil para quienes ya han superado las partes básicas y necesitan perfeccionar aspectos más avanzados.

Las calificaciones se hacen en seguimiento del marco europeo de referencia para la evaluación de las lenguas. La normativa toma en consideración aspectos como la gramática, el vocabulario, la lectura y la pronunciación. Con base en ello, se han establecido seis niveles diferentes para acreditar las habilidades de inglés de los estudiantes.

¿Cuáles son los niveles de inglés?

Si has llegado aquí, seguramente has escuchado hablar de estos niveles diferenciados por tres letras y tres números; estos son A1, A2, B1, B2, C1 y C2. Como ya dijimos, sirven para evaluar el dominio de idioma y ubicar al estudiante en el programa que mejor se adapte a sus necesidades. Pero, ¿qué significa cada uno de ellos? ¿Qué los diferencia?

Pues bien, el nivel A1 corresponde al más básico. Un estudiante dentro de esta categoría solo es capaz de leer frases cortas y básicas en inglés, y reconocer vocabulario cotidiano. En el otro extremo se encuentra el nivel C2, el más elevado de todos pues denota el mayor grado de comprensión del idioma. Pero también hay puntos intermedios como veremos a continuación.

Las diferencias entre los niveles B1, B2 y C1

Aunque los idiomas no son el fuerte de muchas personas, la verdad es que la mayoría podrá reconocer al menos una frase o palabra en inglés. Bien sabemos que esta es una lengua muy extendida a nivel mundial, e incluso usamos, a veces sin saberlo, palabras inglesas en nuestra vida cotidiana. Si complementamos esto con conocimientos adicionales, podríamos alcanzar los niveles intermedios B1, B2 y C1.

De hecho, estos son los más comunes entre las personas que han llegado a comprender las bases del idioma. Sin embargo, su nivel de dominio puede ser variado. Por ejemplo, algunos tienen buena pronunciación, mientras que otros no son tan buenos en ello pero su escritura es impecable; los niveles B1, B2 y C1 sirven para diferenciar estos aspectos.

El nivel B1

Una persona en nivel B1 podría hacerse entender cara a cara si su compañero es paciente y puede entenderlo si habla despacio; pero, en general, la lectura de los escritos relacionados con su trabajo, así como la redacción de textos sencillos constituye un desafío. Podríamos decir que muchos alumnos graduados de secundaria salen bajo este nivel.

 El nivel B2

Una persona en nivel B2 de inglés puede leer textos relacionados con su trabajo, así como redactar escritos rutinarios. Se le hará sencillo entender seminarios y presentaciones siempre que vayan acompañados de elementos visuales. Podrá contribuir en reuniones, sin embargo, tendrá dificultades para comunicarse de forma fluida con hablantes nativos.

El nivel C1

El nivel C1, claro está, es superior a los B1 y B2 descritos, por lo que las personas aquí ya tienen un dominio significativo del idioma. Estas pueden hablar cómodamente, diferenciar los acentos y dar un toque de creatividad a sus expresiones. Además, son capaces de participar activamente en exposiciones, reuniones, conferencias con agilidad.

¿Existen muchas diferencias entre dichos niveles?

Con lo dicho hasta ahora, es evidente que las pruebas destinadas a estos niveles de inglés tendrán diferentes niveles de dificultad. Definitivamente, una prueba para alguien en C1 será más compleja para alguien en B1, pero no tanto para quien esté en B2. Sea cual sea el caso, debes prepararte y poner todo el empeño posible para aprobarla.

× ¡Déjanos un mensaje!